El rezago en cuanto a protocolos que garanticen un correcto funcionamiento del transporte público en la Ciudad de México, así como las periferias más cercanas del Estado de México, es una constante problemática, entre usuarios de estas entidades, al intentar llegar a sus zonas de trabajo o estudio.

¿Sabías que el 82% de los viajes a la CDMX, provienen de la Zona Metropolitana?  

A continuación, te dejaré algunos datos acerca de la movilidad en la Ciudad más grande de Latinoamérica:

El tiempo de traslado aumenta un 66% pues hay un uso excesivo de automóviles, pues cerca de 200 mil micros, buses, vans, taxis colectivo y combis, son utilizadas para que puedas acercarte a tu destino, ya que no son el Metro y MetroBus, los transportes más utilizados en la capital del país.

Se estima que, los transportes antes mencionados trasladan a más del 70% de usuarios, según la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (Semovi), esto implica que un aumento a las tarifas, afectaría a al menos 8 de cada 10 usuarios, que en su mayoría son la fuerza laboral que genera la mayor derrama económica del país; a pesar de que estos medios de transporte son los que generan mayores cantidades de viajes por día, para los usuarios es el peor servicio de transporte colectivo.

Usuarios provenientes de las periferias, gastas más del doble en moverse a sus lugares de trabajo, así como escuelas, debido a que, de cada $100.00 que ingresan, gastan alrededor de 8.4 en el transporte, mientras que quienes se mueven dentro de la ciudad gastan el 4.3 %. Además el hecho de realizar un viaje en transporte público, equivale a gastar 54% más de tiempo, que los que viajan en auto propio, esto debido a las condiciones en las que se encuentran las unidades, así como las vialidades y rutas de mayor afluencia, por las que deben transitar, pues éstas tienen alrededor de 15 años de uso. 

Todo lo anterior sin contar que 9 de cada 10 usuarios, sienten temor a sufrir algún asalto, mientras hacen el recorrido a sus trabajos u hogares, además el 60% de ellos temen sufrir un accidente, por la pésima manera de conducir de algunos operadores. 

Además, el uso de transporte público en las periferias de la CDMX, y la Zona Metropolitana, es el que da mayor acceso, al centro de la ciudad, aunque se invierte alrededor de 1 hora y 15 minutos, para realizar dichos traslados.