La flor de cempasúchil es una flor que caracteriza la época de Día de muertos en México. Es muy común ver que las casas, calles y panteones se vistan del color naranja-amarillento que tiene esta flor. Cabe destacar que los saberes sobre el cempasúchil tiene orígenes precolombinos y se han mantenido durante décadas y de generación en generación.

Ante esto, todos nos podemos preguntar ¿Cuál es el origen de esta flor? El cempasúchil, también conocida como «flor de muerto», «cempoal», «flor de difunto», por mencionar algunos, tiene su origen del vocablo náhuatl «Cempoalxóchitl» que a su vez viene de la composición de «Cempoalli»=veinte y «Xóchitl»=flor, que se interpreta como «veinte flores», «flor de veinte pétalos» o «muchas flores»; aunque muchos conozcamos a esta flor como cempasúchil, el nombre varía en otros idiomas y regiones del país.

Foto: Cmujer

Además, históricamente se puede encontrar registro de ella en el Códice Florentino que señala que existen por lo menos 30 variantes, hay quienes dicen que existen más; otro lugar en donde se encuentra información sobre ella es en las Crónicas de Sahagún y Francisco Hernández del siglo XVI. A esto, existen más investigaciones y autores que señalan que el origen de esta flor viene de otros países. Así lo afirma L. Kaplan, quien en 1960 escribe «Historical and ethnobotanical aspects of domestication in Tagetes» en donde pone a la India y al Norte de África, por ejemplo, como posibles centros de origen de la flor.

Aunque la flor de cempasúchil sea ampliamente conocida por las ofrendas del Día de muertos, también existen diversos usos de ella. ¿Qué usos? ¿Pará qué podría servir? ¿Se podrá comer? Estás preguntas son algunas que surgen al saber que se pueden dar otros usos además de ser una flor de ornato.

Sí algo puede caracterizar a esta flor, es aquel color tan vivo y gracias a ello, tiene un excelente uso como pigmento natural. Para las personas que están interesadas en sacar todo el provecho a este magnífico color, se puede emplear de varias formas. Para teñir alguna prenda o hilo, regularmente de algodón o de lana, previamente se ponen los pétalos del cempasúchil en agua caliente. Se deja un unos minutos en ebullición para que los pétalos puedan soltar su color en el agua. Algunas personas recomiendan que se deje macerar toda la noche y durante la luna llena ya que así se puede intensificar el color. Es importante no dejar más de un día los pétalos en el agua ya que esto descompone el agua con el tinte. Cuando ya se van a teñir los hilos o la tela, es necesario que, con anterioridad, se haya puesto la tela a remojar en agua hervida con alumbre para que el color se impregne de mejor manera. Una vez que ya está preparada tanto el colorante como la tela, se sumerge la tela en el colorante caliente. Se deja reposar unos minutos y después se retira del fuego. Se lava la tela y se deja secar. Este es tan sólo un ejemplo de uso ya que también se puede hacer acuarela, pastel u óleo con sus respectivos métodos.

Otro de los grandes usos que se le puede dar a la flor es en alimentos. Por ejemplo, se puede utilizar en una infusión en la que no sólo se disfruta su sabor, también es muy útil para aliviar padecimientos digestivos como dolor de estómago, empacho, indigestión, inflamación del vientre, cólicos y también sirve para aliviar resfriados. Esta infusión se puede preparar poniendo los pétalos en agua tibia y dejar macerar durante la noche. Es importante que el agua no esté caliente ya que pieder algunas propiedades además de que el sabor de la infusión puede amargar bastante. Al día siguiente se retiran los pétalos del agua y ya está listo para bebe, se puede calentar un poco.

Foto: Cocina vital

Un ejemplo más del uso de la flor de cempasúchil es en el ámbito agrícola. Aquí se puede emplear como un pesticida natural ya que tiene la propiedad de reducir los parásitos de la tierra y tener cultivos sanos.Por ejemplo, hay quienes incorporan con la tierra los residuos de la flor. Otra manera es regar los cultivos con agua de cempasúchil y dejar los pétalos en la superficie de la tierra. Y así existen diversas maneras de emplear la flor.

Foto: milenio.com

Para quienes les guste el pulque, también existe el curado de cempasúchil; en la comida se puede hacer crema de cempasúchil, tortitas de los pétalos y un sin fin de recetas tanto gastronómicas como medicinales. Así que ya sabes otras formas de uso sobre esta flor ¿Sabes alguna otra?